Todas las empresas cuentan con un equipo de directivos y mandos intermedios que se denominan (o autodenominan) “de la casa”. Son profesionales que llevan muchos años trabajando para la empresa, que han pasado por buenos y malos momentos y que conocen perfectamente el funcionamiento interno de la misma. Sabemos que nos podemos apoyar en ellos en todo momento y que sienten como propio cualquier éxito o fracaso.

Sin embargo, en algunas ocasiones, tenemos que buscar fuera lo que no conseguimos encontrar “en casa”. Se trata principalmente de los siguientes casos:

  1. Sustitución temporal de un cargo directivo
  2. Gestión de un cambio organizacional importante
  3. Desarrollo de una nueva actividad o implantación en una nueva zona geográfica
  4. Relevo generacional

Analicemos cada caso.

1- Sustitución temporal de un cargo directivo

Se produce principalmente en casos de bajas de larga duración, ya sea por maternidad o por enfermedad común.

Existe también en el caso de ceses o dimisiones, que requieren de un largo proceso de selección.

2- Gestión de un cambio organizacional importante

Los casos más usuales son los siguientes:

  • Reorganización después de una compra o fusión
  • Reestructuración de áreas o departamentos
  • Implementación de nuevos ERPs
  • Implantación de planes de reducción de costes
  • Compartir experiencia y formar a miembros directivos de la unidad familiar
  • Diseñar procesos y definir responsabilidades en empresas de segunda o tercera generación

3- Desarrollo de una nueva actividad o implantación en una nueva zona geográfica

Podemos encontrarnos con:

  • Entrada en mercados internacionales (o nacionales, pero lejanos)
  • Desarrollo de un nuevo nicho de mercado
  • Lanzamiento de un nuevo producto
  • Diseño de una nueva campaña de comunicación

4- Relevo generacional

Es muy común que la experiencia de la primera generación no sea bien recibida por la segunda, pero que sin embargo sí que lo sea si los consejos y procedimientos vienen desde fuera.

 

En estos cuatro supuestos la presencia de un ejecutivo externo resulta fundamental para la realización de una correcta transición.

Cuente con nosotros para pilotarla.